jueves, 30 de abril de 2009

Agotada



http://www.lanueva.com/hoy/nota/6d1ea8e2ab/1/27680.html

Pero un rato antes...

-Yo así no voy a trabajar. No, señor.

-Tenés que ir, mujer. Sos jueza de la provincia de Buenos Aires. Tenés apoyo. Hiciste lo que creíste correcto. Lo que indica la ley, nada menos. No te tenés que sentir mal.

-¡¿Pero no te das cuenta?! ¡¡Me están tirando el muerto encima!! Lo único que falta es que me culpen de la fiebre porcina. No, querido, yo me saco carpeta psiquiátrica y se van todos a la mierda, empezando por el intendentucho Braideltein, Bretentén, Breitenstein o como carajo sea que se llame. ¡Qué flor de turro! Usarme para hacer campaña. No se puede creer.

-¿Y qué vas a decir? ¿Qué excarcelaste a un negro chorro y eso te cansó? ¿Que no te imaginaste que dos días después de que lo soltaras iba a salir a reventar a un pobre tipo? ¿Que estás estresada?

-¿Sabés que sí? Eso voy a decir. Porque no es justo: no tenía pruebas para meterlo adentro. ¡¡No podía!! ¿¡Por qué no leen un poco de Derecho antes de hablar!?

-¡Pero por favor! ¡Van a decir que tenés cola de paja! Dejate de joder y andá al juzgado, querés.

-De ninguna manera. Anoche no dormí y eso que había tomado Alplax. Tengo palpitaciones, los pies hinchados, los ganglios inflamados. ¡Hace tres días que no voy al baño! ¿Vos querés que yo explote? ¡Estoy agotada!

5 comentarios:

Ani dijo...

No creo que le haya errado en mucho Lelé. Estoy segura que esta conversación existió, más o menos así.

Yo me pregunto ¿le hubieran tirado el muerto a un amigo del poder de turno? A esta, la tiraron a las pirañas (mal). Onda "hacete cargo vos" que yo me lavo bien las manos y caigo parado como buen gato que soy.

Ahora, andá a explicarselo a los mellizos ¿no? Ahí el dolor y la bronca deben ser más fuertes que cualquier libro de Derecho.

No quisiera estar en los piecitos hinchados de esta Jueza, pero menos quisiera estar en el lugar de la mujer que perdió a su marido.

Asco, tristeza, indignación.

Tu nota es muy buena.Periodismo del mejor.

AEZ dijo...

Con "hondo pesar" voy a discrepar de la divina Ani porque este texto no es periodismo, para nada. Y sí es, me parece, un ejercicio literario humorístico: tipo lo que hacía la revista "Humor", incluso por lo políticamente incorrecto.

Mario R. Minervino dijo...

Los jueces de nuestro país deben soltar, supongo, un interesante puñado de malos muchachos cada día por causas similares. Yo he leído historias de vecinos bahienses esperando para hacer la denuncia por robo y ver como salía el ladrón por la misma puerta por la que entraron ellos. Creo que el caso fue mal usado por Breitenstein pero que la jueza(si realmente pidió licencia por stress) debería saber bancarse este y muchos otros cuestionamientos, si no que se quede en su casita regando plantas.
Discrepo, por último, con el querido AEZ. Creo que Lelé ha hecho con precisión y calidad un aporte al oficio más hermoso del mundo.

Briks dijo...

lástima que la carpeta no se la sacó un par de días antes...







amiga Lelé, para descontracturar un poco y puesto que ud no puede entrar a mi blog, le pido que entre en éste (El blog de Celes) y emita un voto a mi favor (no es una candidatura testimonial)
no le voy a decir qué tiene que votar pero - sabiendola inteligente, al momento de votar recuerde estas palabras

"en pampa Y LA VIA"

bue!

abrazo

Lelé dijo...

Ani: Yo tampoco quisiera estar en los zapatos de esta mujer. Porque suena muy frívolo que se haya pedido licencia, pero por otra parte, gente que leyó el expediente del chorro dice que, efectivamente, no se lo podría haber metido preso. En fin, qué difícil. Gracias por estar.

AEZ: ¡Qué necesidad! Claro que no es periodismo, pero tampoco hay que andar recordándole a una que abandonó "el mejor oficio del mundo", como bien cita Mario más abajo. Qué va ser. ¡Dejame jugar, loco!

Mario: Todos conocemos historias de chorros que salen enseguida. En Monte se acaba de dar un caso similar con una bandita. Así funcionamos. Gracias por el halago, pero es excesivo, amigo! Beso.

Briks: Ya mismo entro. Pero ahora voy por más. Estoy en la máquina de mi mamá, así que sabés por dónde voy a pasar también? Por tu barrio!