martes, 7 de julio de 2009

Gourmet


¡Quiero alcauciles, loco! ¿Hasta cuándo voy a tener que esperarlos? ¡Me harté! ¡Qué delicia! ¡Chupar las hojas como una ardilla! ¡Aaahhh! Pero no hay. Bah, sí hay, pero cuestan 12 pesos el kilo y parecen rosas de plástico, de esas de tumba de cementerio municipal; de nicho de señora, de "la difunta Ofelia".

Sin embargo, ayer salí a buscar los alcauciles buenos. Arriesgándome a un terrible contagio de Gripe A, mi embarazo, Paranoia (ya tiene nombre propio) y yo fuimos al supermercado. Derechito al sector verduras. Los alcauciles, depresivos, con terribles problemas de inseguridad, me hablaban:

-Andá a tu casa, querés. ¿No ves lo mal que estamos? ¿Por qué no te conformás con una naranja de ombligo o cualquier otra fruta de invierno? ¿No te das cuenta que somos una verdura de primavera? ¡Comprate una bandeja de repollitos de Bruselas y dejanos de joder! ¡Será posible! -decían.

Entonces fui a la góndola de carnes. Porque si de antojos hablamos, los míos son de carne (cualquier animal muerto viene bien) y guacamole. Sí, guacamole. Como si me importara México, las fajitas o los mismísimos Chancho-Villa. Para mí, la combinación de palta, tomate y aceite de oliva representa un dispositivo divino.

A la góndola de carnes, decía, y me topé con un pollo de granja, uno caro que parecía provenir de una señora gallina; una copetuda, trabajadora y dicharachera gallina.

-¿Por qué no me hacés al horno hoy mismo? Pensalo, si me congelás es otra cosa. Cociname hoy mismo que salgo doradito, crocante -me tentó el pollo sentado sobre una bandeja.

Así que sin alcauciles ni guacamole (las paltas parecían piedras volcánicas), pero con un pollo, volví a casa. Tal cual me pidió el propio animal, lo cociné al horno, sobre una placa, en posición de crucificción. Listo, parecía exquisito.

Y no me lo esperaba. ¡No me lo esperaba! Esteban cortó la pechuga y saltó un chorro de sangre. El pollo no tenía un tumor. Dos tenía. Uno verde y uno rojo, adentro de la pechuga.

Un pollo oncológico frente a una embarazada con náuseas no es lo ideal.

Los alcauciles lo son. ¡Quiero alcauciles, loco! ¿Hasta cuándo voy a tener que esperarlos? ¡Qué delicia! ¡Chupar las hojas como una ardilla! ¡Aaahhh!

24 comentarios:

Briks dijo...

JUUUUUAAAAAAAA

ud siga escribiendo así y me tendrá como un lector perpetuo

(eso si, no me sienta a su mesa ni en pedo. hace rato descubrí que no tenemos los mismos gustos culinarios)


(pero ni cerquita)

M dijo...

Tierna tierna. Por un momento me acorde de los almuerzos de mi niñez.. si yo o mis hermanitos dejábamos de lado las verduras papá decía. "Pobre la mamá de la verdurita..." Y claro. Yo la comía hasta dejar brillante el plato. Ay ay ay.... Beso grande!

Anónimo dijo...

Guau! Qué loca que estás, neeena!
Quiero alcauciles también, locooooo!!

Nico.

Mary Poppins dijo...

Me dieron ganas de comer alcauciles

Lelé dijo...

Briks: Trataré de hacerlo reir cuanto pueda, pero usted bien sabe que el primer código blogger es devolver gentilezas. Y yo a usted no voy a dejar de leerlo, así que está casi obligado a darse una vuelta por acá seguido. Ahora, la comida. Sí, como muchas verduras. Sucede que nací estreñida. Cuando niña, mi mamá en metía acelga hasta por la nariz. Así quedé. Salúd!

M: Cómo? La papa tenía madre? El morrón tenía padre? Eso te decía tu papá? Bien por él! Buen truco. A mí me obligaba mi propio cuerpo. Como le contaba a Briks, si no comía espinaca me tapaba como un sapo. Beso grande!

Lelé dijo...

Nico: No estoy loca, Conde Nicanor. Descubrí los alcauciles el año pasado y me resultan un alimento espectacular. Estoy esperándolos desde hace meses, pero sólo vienen buenos en octubre. Saludos, amigo!

Mary Poppins: Ha visto? Mojaditas en limón y en buen aceite de oliva, las hojas y corazón son de-no-creer. No puedo entrar a tu blog! Por qué, che? Me pide que ingrese mi perfil, lo hago y nada! Decime. Beso grande.

Briks dijo...

UH!
la que te espera dentro de un par de meses

digo...por tu problemita.
viste que con el embarazo...

definitivamente si algun dia nos reunimos será para pizza o asado

más asado, no?

Ani dijo...

LELÉ:

¿Quién era la que andaba afilada?

ja jaaaaaaaaaaaaaaa.

Estás afiladísima vos...

Me mataste con lo del pollo oncológico.

En mi embarazo tuve antojos de mandarina (y suerte, estaban regaladas por entonces)

Volvía con bolsas y Juan me decía "¿Quién se va a comer todas esas mandarinas?" y mis mandíbulas en movimiento, entre gajos y semillas, le contestaban "yo, off course".

Luego me tenté de sopa de arroz de sobrecito...y todos a comer sopa de arroz.

Me encantó el relato...MUY BUEEENO. Una hipérbole genial (¿o no exageraste ni un poquito?)

Lelé dijo...

Briks: Me ha surgido una duda. Usted menciona el estreñimiento del cuarto mes. ¿Cómo lo sabe? ¿¿Acaso usted es padre?? La cena, sí. Mejor asado, claro. ¡Agamos uno! ¡Dele! ¡Dele! Quizá no ahora, por la terrible pandemia y el frío, pero sí más adelante. ¡Dele!

Ani: Gracias! ¡Me pone contenta que digas que estoy afilada porque yo a vos te respeto mucho como escritora, che! Respecto al morfi, no me ha dado por las mandarinas, pero sí por las naranjas y el kiwi. De tanto procurar vitamina C, ahora me obsesioné. Y estoy densa, no te lo voy a negar. ¡¡Tengo mucha hambre, Ani!! ¿A vos te pasó? Imagino que sí. A propósito, deberías mostrarme alguna foto embarazada de Matteo. Lo de sopa de arroz lo puedo entender también. Me da por la sopa todos los días a eso de las 7 u 8. Estoy insoportable. ¡Hoy me hice la eco y le ví el corazoncito! Soy una bombucha de emociones. Bueno, quería contarte. ¡Beso grande, linda!

Anónimo dijo...

Doña Lele:

Disculpe que me atreva a usar este sobrenombre suyo ya que anteriormente nunca lo había hecho. Luego de una pequeña investigación por la red de redes he descubierto que la estación de los alcauciles es entre agosto y septiembre, lo que hizo muy bien en escuchar a esas alcachofas advirtiendole sobre su estado. También puedo decirle que he encontrado un grupo que se autodenomina “alcochofas platenses” que estan organizando la 3ra fiesta del alcaucil para el 26 y 27 de septiembre, que creo que si usted le comenta la naturaleza de su estado puedan mandarle unos cajones del noble vegetal para saciar su antojo.
Y como la naturaleza de su estado es el que la llevan a tener semejantes impulsos, le cuento que no hay nada más lindo que una mamá que sepa hacer tortas y es así que le ofrezco toda una sección de un matutino que estaría mas que dispuesta a someterse a sus experimentos culinarios, incluida torta de alcauciles...
Le dejó la inquietud, sin antes felicitarla por tan colorido relato gastronómico..!!!l
Leo
(aquel del post de su visita a la redacción efectivamente era el arriba firmante)

Lelé dijo...

Leo: sos un genio, sabelo. Ya mismo estoy abriendo una ventana de firefox (el explorer es para losers) para buscar lo de la fiesta de la alcachofa. Quién te dice: a lo mejor ligo cajón! La torta. La torta para Diagramación. Cinco años y medio escuchando lo mismo. Sabés que en el otro trabajo también piden? Ahora son los de Sistemas. Igual, a Diagramación no hay con qué darle: hasta gremio propio tienen! Son unos grosos! Me encantaría pasar un día y compartir con uds una torta. Tuve toda la intención de ir a contar lo del bebé personalmente. Pero la gripe me lo impidió. Sospecho que la redacción no es el mejor lugar para salir ileso. A propósito: alguno se enfermó? Bueno Leo, una alegría que te hayas dado una vuelta por acá y puesto en contacto conmigo. Gracias, de veras! Beso grande y saludos para toda la sección.

Mario M. dijo...

Conozco a varios alcauciles, tomada la acepciónn que da el lunfardo para esta palabra. Respecto al chateo, Lelé, la verdad es que no ganó para sustos. Primero me atiende la señora a la que le chafaste el auto y luego el ex duro que ahora dibuja corazones de enamorado. No gano para sustos! cuac-antojito-cuac

Anónimo dijo...

Ja ja cinco años escuchando ese mantra y naranja fanta...!!!! bueno pero no perdemos las esperanzas (es plural porque somos un montón, vio)...!! hubo un par de engripados pero creo que ninguno de h1n1...!! beso grande y venga, que esperamos la torta de alcauciles...!!
yo uso el safari (mac) igual bill gates con toda la teca que hizo sigue siendo un nerd..!!!! ja ja

Ani dijo...

Lelé:

Sí, hambre, hambre...hambre voraaaz! Por estos días no te conviene recibir visitas, mejor dicho no les conviene a ellos visitarte, no por la gripe A, sino porque te los vas a comer!!!!

Ahhhh...la primera eco, qué dulzura! Viste lo que se siente...qué lindo que me lo cuentes. Para mí fue muy especial ese momento.

Recomendaciones de mi Abuela Ana para embarazadas: "Ay, nena, no mires a los feos, te va a salir igual"

Mitos y leyendas que te van a llover de todos lados (junto con consejos útiles y de los otros, ja ja)

O sea, queremos saber qué dicen la asesina, el Jhonny, Pablo, tu media naranja...

Vamos, vamos, opiniones y sentires de todos, que lo hacés tan bien!

Besote enorme y una cosquilla a esa pancita!

El dueño de Bepo dijo...

"Chupar las hojas como una ardilla" y paltas duras como piedras volcánicas son imágenes buenísimas.

Me reí. Por un rato me olvide de que los putos del seguro no abrieron por el asueto.

¿Alcauciles? Paso. Suena a alguaciles, ratis, allanamiento.

Yo descubrí el coliflor al horno. Parecen alveolos pulmonares con gusto a papa.

Lelé dijo...

Mario: Me entere! Tuviste una charla con "EStebancito". La leí y todo. Y mi mamá asesina me contó también que había charlado con vos. Es una buena forma de que los conozcas. Lo hago a propósito. Cuac.

Leo: "El mantra de Diagramación", tal cual. Lo de la torta de alcauciles suena vomitivo y no es un buen momento para eso. A propósito: escribí a la asociación de La Plata! Veremos que pasa con la tercera fiesta del alcaucil. Así que sos un chico Mac! Eso sí que es cool! Y buéh, yo me quedo ocn austeridad y sencillez de windows. Beso grande, Leo!

Lelé dijo...

Aní: Me comeré a todas las visitas, no te cabe la menor duda. Vos también escuchaste los latidos de Matteo de tan chiquito? Es muy emocionante. Mucho más que la imagen, creo. La recomendación de tu abuela sí que es rara. La flauta! Iré contanto qué dice cada uno en mi familia en la medida en que se vayan poniendo pintorescos, cosa que va a ocurrir como pasa en casi todas las familias. Beso grande y a ver cuándo nos vemos otra vez! Buen finde!

El dueño de Bepo: El dueño de Bepo? Qué significa eso? Tengo una amiga de apellido Bepo. Sos el propietario? Buéh, perdón, sólo un chascarrillo. Gracias por saludar mis modestas imágenes. Alguaciles? Es muy texano el concepto. Me quedo con alcauciles. Coliflor/pulmón con salsa blanca, al horno y con queso, riquísimo, coincido. Salúd y buen fin de semana!

Gigio dijo...

Es increible como cada uno agarró la historia del alcaucil y se abrieron una variedad de temas que nada tienen que ver!!!
1)jamas comí alcauciles ni idea que saber tienen, pero voy a probarlos ya que tienen tantos admiradores...
El coliflor tampoco me gusta, pero sí el brocoli que es un primo cercano.
2)que bueno lo de la eco! de cuánto estas?
3)sí,las madres y las abuelas dicen un montón de boludeces de los embarazos, y aunque yo nunca estuve en esa situación, vez que es como todo, cada uno tiene una experiencia totalmente diferente.
3) navegadores, es verdad, el explorer es para looser (aunque en la oficina es el unico que tengo) en casa yo uso el chrome y Bruno el mozilla (asi cada uno guarda sus pestañas abiertas).
En sintesis, muy buen post!
besosssssssss

Lelé dijo...

Gigio:
1. Es un alimento extraño. Como el morrón. Como el huevo. "De otro planeta", diría Esteban.
2. Parece que estoy de unas ocho semanas. No entiendo nada: sólo que me muero de sueño y cansancio, y que estoy contenta y asustada al mismo tiempo.
3. Supongo que cada abuela-cada abuela. Serás vos la próxima que escuche consejos? Mmmmm!!
4. Jjaj! Pensé que lo de los navegadores no lo iba a entender nadie! La verdad, no es un pensamiento que haya salido de mí. No tengo tanta opinión formada al respecto ni con nada informático en gral. Pero Esteban sí. Y me copio.
Beso grande y como siempre, gracias por pasar!

Blorges dijo...

Si tu amiga es un gato, si.

Lelé dijo...

Blorges: Oh, ahora entiendo. Disculpas por mi ignorancia. Estuve investigando. Sabías que Borges le agregó una "p" a "Beppo" y que gato era blanco? Salúd y buena semana! Volviste a hacer el coliflor al horno? Me diste ganas. Chau, salgo para la verdulería.

don carlao dijo...

jeje recomiendo agregarle ajo a la palta y es un manjar de reyes. Eso si a las personas q nos rodean hay q advertirles jajaja

Lelé dijo...

Don Carlao: cuánta razón tiene. Cuánta. Sepa que lo hice en una oportunidad y salió muy bien. Sin embargo, creo que el ajo tapa a la palta, la ningunea. Prefiero que el protagonismo se lo lleve todo ella. Además, así me evito las advertencias. Saludos!

Blorges dijo...

También tenía un gato bayo, Odín, con una sola "d".

No encontré coliflores que no estén enmohecidos.

Casi agarro alcauciles.

Tiré unas rodajas de zapallo al horno, con albahaaaca y un chorrito de aceto.