sábado, 29 de agosto de 2009

La historia del tucu-tucu y el francotirador


Lo ví por primera vez en diciembre de 2008, apenas nos mudamos. Yo regaba y él se paseaba por el frente de la casa. Un topo, un tutu-tucu nos daba la bienvenida.

-¡Esteban! ¡Esteban! ¡Hay una ardillita en el patio!

Días más tarde apareció otro igual. Esteban lo agarró y exhibió en un enorme frasco de dulce de alcayota que nos habían traído de San Juan.

-¡No lo mates, por favor! ¡Es hermoso! -supliqué.
-Pero mirá que es un animal de mierda. Se come las raíces.
-Por favor no lo mates.

Pasaron los meses, hasta que un día nos encontramos con cuatro pozos alrededor del fresno, nuestro único árbol. A la semana, los agujeros eran 12.

-Mirá lo que hizo tu ardillita. Bicho hijo de puta -dijo Esteban.

Ensañado, mi marido empezó a averiguar.
1. En Google: "tucu-tucu + patio", "topo + muerte".
2. Un ácido de nosequé debajo de la tierra lo podía matar, pero era peligroso.
3. Un chicle Adams (no otro) en el borde de la madriguera podía producirle una indigestión fatal.

-No hay caso -sentenció Esteban-: la única alternativa es pegarle un tiro en la cabeza con el aire comprimido.
-¿Y cómo vas a hacer? Lo veo difícil.
-Me asomo en la ventana de la pieza, espero que saque la cabeza, apunto y lo reviento.
-Me parece muy bien. Mañana te consigo un aire comprimido.
-Pero cómo, ¿y la "ardillita"?

A los pocos días, el miércoles, Esteban le pegó un tiro al topo.

Modestamente, soy una defensora de lo que en periodismo se conoce como "show don't tell", o sea, de mostrar los hechos sin explicar, sin decir qué es lo que se quiere decir, valga la redundancia.

Pero esta vez no lo voy a hacer. Voy a "decir". Es muy original: todo cambia; todo se mueve, vibra.

Así como se pasa de "ardillita" a "topo de mierda", este post, de hecho, está a punto de cambiar.

Porque a comienzos de semana me pegué una tremenda desilusión laboral. Luego mi abuelo cayó en terapia intensiva. Como mi mamá estaba de vacaciones, le mentí por teléfono. En el medio ví por primera vez a mi bebé de ocho centímetros a través de la ecografía: movía el culito y se metía el dedo en la boca. Al día siguiente, el miércoles, resultó que mi abuelo, uno de esos presentes, de los que operan en el disco rígido de la infancia, falleció.

La pregunta entonces es qué tuvo ver el finado tucu-tucu con la muerte de mi abuelo.

Simple: la historia de la "ardillita" y el francotirador alivió al menos por un momento una semana cargada de emociones fuertes.

Igual, igualito a lo que pasó en este post.

19 comentarios:

Gigio dijo...

que buena catarsis...
siente mucho lo de tu abuelo
La pérdida de los abuelos es muy fuerte, todavía con mi hermano despues de 4 años de que haya fallecido nuestra única abuela, se nos sigue piantando más de un lagrimón cada vez que nos acordamos de ella.
Y cada cosa buena que te pasa, uno no deja de pensar en como le gustaría que nos siga acompañando....
Segui cuidando a tu bebé.
un beso grande

Mario M. dijo...

Me dan ganas de decir algo que por simple no deja de ser cierto: parece que en pocos días te pasó por encima la vida, con todo lo que ello implica: vida-muerte; lealtad-traición; amor-odio. Me sumo al espíritu del post con aquella letra de Discépolo: "Igual que en las vidrieras irrespetuosa de los cambalaches se ha mezclado la vida, y herida por su sable sin remache ves llorar la Biblia contra un calefón...".
Respecto al amor de los abuelos, si bien no todos son los mismos abuelos. Mi abuela Nélida, "la mamá de mi mamá", fue una de las personas más buenas y sanas que conocí en mi vida. La extraño cada día. Mis historias de vida siempre son menos porque ella no está. Besos Marusa, sentido pésamepor lo que merece (ardilla inclusive), y por ese milagro de ocho centímetros. Pum-pum la cabecita de la ardillita.

Briks dijo...

siento mucho lo de tu abuelo.

ahora veo cuanto significado tenía tu "esta semana me pasó de todo"

ABRAZO
(y ya sabes. Repito mi contestación de aquella vez)

Mona lisa dijo...

Estos son los momentos donde se reacomodan las escalas de valores y caen con peso propio hasta el olvido las estupideces cotidianas por las que nos haciamos problema. Tu atencion se dirige a las emociones mas estridentes, sin embargo Lele no pierde su capacidad de asomobro y su sentido del humor.
Que maravilla son los abuelos, cuanta experiencia meciendose arrugada, desapercibida. Pavada de herencia nos queda a los nietos que los hacemos trascender. Como en este post.
Sos un sol amiga, besos.

Lelé dijo...

Gigio: Gracias por tu comentario. Es fuerte, sí. Y mirá que en este caso todos, incluso él mismo, queríamos que esto pasara. No sé, es tan raro. A todos nos toca. Tu única abuela? Qué difícil. Beso grande a vos y a Bruno.

Mario: Diste en la tecla. Lo que más conmueve es lo de vida-muerte. No puedo dejar de sentir una y otra muy cercana. Palpables. Nunca me hablaste de Nélida. Era parecida a tu mamá, o sea, a vos? Físicamente, digo, porque tu mamá es igualita. Gracias por todo, Marito.

Lelé dijo...

Briks: Gracias, gracias. Sí, una semanita de aquellas. Qué es lo que repetís? Briks, nos comentamos cada dos por tres. "La otra vez" es ambiguo. Che, hablando de "la otra vez". Ya pasó "pasado mañana". No te hagás el distraído y volvé a tus torneos.

Mona Lisa: Gracias, amiga. Sabés que había empezado a hablar de él, de que había sido muy caballero, empleado de comercio, de que le agarraba la mano permanentemente a mi abuela. Pero preferí guardarme los golpes bajos. Creo igual que no me salió. Te mando un beso grande, amiga linda. Me gustó haberte ido a visitar el otro día. Se va a repetir.

Mario M. dijo...

Efectivamente, mi abuela era muy parecida a mi mamá, pero tenía ojos azules. Cómo yo viví con mis abuelos los primeros años de mi vida se dio una curiosa situación. Yo le decía "mami" a mi abuela (porque así la llamaba mi mamá) y le decía "Mery" a mi mamá (porque así la llamaba mi abuela). Hasta hoy, mi mamá es Mery y mi abuela siempre fue siempre "Mami". Gracias vos.

Briks dijo...

esteeemmmm...

pasado mañana?
mis torneos??

caramba!
he prometido algo?

NO SÉ DE QUE ME HABLA !






mi respuesta fue (en aquella oportunidad) (comienzo de semana)
CUENTE CONMIGO

AEZ dijo...

Qué pena lo del abuelo, che... Vos sabés cómo me pega, así que para qué repetir.

Y qué alegría que ocho centímetros te puedan rescatar.

Lelé dijo...

Briks: Hablo de la presunción de pronto retorno que yo había hecho en su blog. "Lo extrañaré, pero por suerte vuelve pasado mañana", fue lo que dije. Y usted respondio´: "Hasta pasado mañana". Fue un diálogo de alto vuelo intelectual, sorprende que no lo recuerde. Gracias por su apoyo, amigo virtual.

AEZ: I`know, I`know. Fue todo tan choto como se suponía debía ser. Digno de la mejor cita del Gallego García: "Puta vida". A propósito, qué entrañable ese Gallego. Los ocho centímetros han operado en estos días como cohetes de lágricas. Qué va sé. Gracias.

Lelé dijo...

Mario: Notable. Conmigo pasó algo similar. Tan es así que mi vieja me cuenta que tenía celos de mi abuela, porque creía que yo la prefería a ella. Es tan raro lo de los abuelos. Como en casi todos los casos intervienen en la infancia, terminamos teniendo imágenes que de tan fijas e ideales y tiernas se vuelven imborrables.

Yoni Bigud dijo...

Lamento lo de su abuelo. Hay semanas en las que la vida se mueve más que otras. Parece que se organiza para dejarse sus ratos libres.

Un saludo.

Lizzy dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lizzy dijo...

UF!
Mierda nena... cuántas cosas...
Lo primero: qué garrón lo de tu abuelo! Pero sabés qué? Sé feliz Maru. Lo tuviste bocha de tiempo. Yo no tuve abuelos. Cuando nací estaban todos muertos. Y no sabés lo feo q es ser chica y no tener abuelos. A la abuela de Laura Casajuana le preguntaba si le podía decir abuela. Y tenía un abuelo postizo, amigo de mi viejo, más grande q él. Pero no era lo mismo. Asiq pensá en eso... lo re disfrutaste un montón de tiempo. Considerate muy afortunada. Claro, igual entiendo q te duela su muerte.
Lo segundo: bebé de 8 cm? Y yo acá como una boluda subiendo un video de una gitana limpiandole el culo a su hijo, sin saber q vas a tener un bebé??? Pero qué loco, nena! Me muero! ...y me cago en cómo pasa el puto tiempo! Ahora me voy a acostar, pero me late q a la pasada manoteo el pote de helado y le doy hasta el final mientras lloro viendo tom y jerry, cual gorda estadounidense q nadie invita al baile de graduación.
Lo tercero: ardillita????? Me estás jodiendo q le decís asi a los topos! juaaaaaaaa pero q son lindos... sí q si. En el verano, una vuelta llegué a la noche y mi gato jugaba en el patio con algo. Lo revoleaba por los aires con una agilidad sorprendente, incluso para un gato. Me acerqué. Era una "ardillita" casi muerta. Le hice masajes cardíacos 20 minutos y lloré como cuando vi Corazón Valiente por primera vez (sí, lloré con esa peli. Lo reconozco!) xq el bicho no reaccionaba.
Si, tengo problemas. Si, son graves. Lo sé. jajaja
Lo cuarto: dos abrazos de gol, Maru!

Anónimo dijo...

Siento mucho lo de tu abuelo... yo también estuve de velorio el finde. Se murió el papá de álvaro, un viejo amigo, una cagada. Prometo pasar en estos días. Felicitaciones por el meneador de culo!!! Y la ardillita, buéh... que en paz descanse!!

Los quiero mucho!

Nico.

Lelé dijo...

Lizzy: Antes que nada: qué bien escribís, qué bien. Tenés razón en lo que decís respecto a los abuelos, sobre todo porque lo enfocás en la infancia, que es donde más pegan (bueno, eso si es un abuelo golpeador). Es triste, pero me dio risa la anécdota con la abuela de Laura Casajuana. Yo quería las golosinas de Pochi. También quería tus Lhasa Apso (ni idea cómo se escribe y fiaca de buscar en google) y el Daithsu celeste de tu mamá Mabel. La vida loca, ahora tengo uno yo. No sabías lo del bebé. Es tan raro todo que detesto explicarlo, porque no me sale. ¿Por qué decís lo de la fiesta de graduación? Si hay alguien que nunca podría estar bajón por eso sos vos. En todo caso, a la que no invitarían es a mí, que nunca tuve perro de chica. Peor: una vez me dejaron tener uno y como lloraba tanto, me lo sacaron de mis manesitas. Pelele es lo más de Zamora. No hay con qué darle. Tu compañero de natación es fanático de la foto estática durante la nieve. Ayer la bajamos de facebook y la guardamos, para que te des una idea. Gracias por tan lindo comentario. Beso grande.

Nico: Feliz cumpleaños, conde!!! Nosotros también te queremos mucho. Nos vemos!!

Anónimo dijo...

Hablamos el otro dia, la vida, la muerte...que triste. Tengo muchos recuerdos de tu abuelo, de ir a su casa a dormir, te acordas? La ultima navidad que lo vi fue hace 3 o 4 años dandole un abrazo "violento" y piropeando a tu abuela. Fue un ABUELO, con todo lo que se supone que tienen que tener, y mucho mas, te quiero mucho amiga!
Ana.

Lelé dijo...

Anita: Me había olvidado por completo que habíamos ido a dormir a su casa de chiquitas. Yo iba seguido, pero no me acordaba de que había ido también con vos. Qué lindo! También recuerdo mucho la casa de la Iaia y la de Virginia y el dpto de la Nona. Son los viejos de nuestra infancia y le dábamos mucha bola. Qué bien. Ojalá nuestros hijos hagan lo mismo. Mi abuelo siempre le decía cosas lindas a mi abuela y hasta la última semana, la tuvo todo el tiempo de la mano. Triste, sí. Anita, hace meses que no nos vemos las caras. La sem que viene viajo a BA. Te llamo. Besos y gracias por tu comentario tan lindo.

Anónimo dijo...

Un bajon lo de tu abuelo lele, yo tambien lo voy a extranar, aunque a mi me decia gorda.
8 centimetros tiene ese yeguo ya??!!?! que cosa linda!
Ahora... lo de pegarle un tiro en la cabeza a una pobre ardillita?? no te banco esto bajo ninugn pto de vista, como pudiste permitir una masacre semejante? vos estas loca?! Voy a tener que apersonarme alla para que las cosas cambien che....

besosss
common people