domingo, 2 de octubre de 2011

Los chicos de Sistemas


Por algún motivo inexplicable, los chicos de Sistemas de la empresa donde trabajo, Gonza, Ale y Marce, te obligan a rendirles pleitesía.

  • Si querés que te instalen el Windows 7, les tenés que llevar una docena de facturas. Pueden ser sandwiches.

  • A las tres de la tarde, todos los días sin falta, te tenés que acercar a su oficina a servirles un té.

  • Los tenés que mantener informados acerca de todo lo que sepas extraoficial relativo a la empresa.

  • Y te tenés que reir de sus chistes. Como el del sobrenombre que le pusieron a un compañero del piso de abajo, "Peceto", solamente porque el tipo es muy tranquilo y, en consecuencia, no tiene nervios.


  • Pues el otro día fui yo la que cayó en desgracia. Habíamos compartido un casamiento, el de uno de ellos, Gonza, donde había habido bastante champagne, baile y diversión de la buena. Cuando el novio volvió de la luna de miel, nos juntamos unos cuantos en la oficina de Sistemas, incluyendo al director general de empresa, y ocurrió lo siguiente.

    -Ya tengo las fotos del casamiento -contó Gonza.
    -¡Buenísimo! ¡Traelas! -dije.
    -No sé, Lelé. No sé si vas a querer que las traiga.
    -¿Por qué?
    -Porque en una aparecés con el vestido corrido.
    -¡¿Hjkjgsuguitsrruqué?! ¡¿En serio?! ¿¡Se me vio una ttttett...!? No puedo soportar esto. Chau. Me voy.

    Y me fui a mi casa, escuchando cómo todos se morían de risa. En ese momento me puse colorada. Dormí colorada. 24 horas después, cuando ya pensaba en llamar al dermatólogo por tanta rosácea, pasé de largo por la oficina de Sistemas. Cinco segundos después escuché un grito:

    ¡¡¡Era mentira!!!

    19 comentarios:

    Yoni Bigud dijo...

    Bien, entonces ahora son ellos los que le deben. Aproveche y hágase instalar lo que sea que desee que le instalen antes de que el asunto prescriba.

    Un saludo.

    Shimmy dijo...

    Bueno, era lo que faltaba! En el post de abajo confesó culoncismo, si ahora mostraba las "ttttett" era demasiado. Suerte que la estaban cachando. Hola Lelé! cómo vá?

    Lelé dijo...

    Yoni Bigud: Le cuento que hoy conseguí algo. Un logro. Los chicos de Sistemas me sacaron toda clase de filtros: a blogs, cara de libro... todo. Ahora puedo leer su blog desde el trabajo, fíjese.

    Shimmy: Hola Shimmy, qué dice usted. Durmió? No es mi estilo hablar de culoncismo y tetismo en estos términos, sepa. De hecho, recibí un reto de uno de mis más encomiables amigos: "Dejate de embromar con hablar así que no dá", me dijo. Le mando una vibra somnolienta, ud que la necesita.

    Anónimo dijo...

    Los de sistemas son iguales en todas las empresas.Una docena de algun comestible y los arreglas.
    Soy agus.

    Marquelele dijo...

    Anonimo no da la cara, Agus??? Agustin, Agustos, Agustina, who????

    Lelé dijo...

    Agus: Viste? Para que laburen les tenés que llenar el buche. Me parece que más abajo hay uno que se te enojó. Creo que es del gremio. Se debe haber sentido tocado, pobre.

    Marquelele: A juzgar por su reciente incorporación al mundo blog (lo veo en su perfil) ud no tiene concimiento alguno sobre el mundo de los blogs. Es imposible que en este vecindario alguien dé la cara. Sépalo.

    Anónimo dijo...

    Jajaja, me hubiera gustado ver el momento en que te retiras de lugar diciendo que no lo podés sosportar!
    Besos (Ana)

    Anónimo dijo...

    Los de sistemas son de una raza muuuy especial. Yo laburo en la misma oficina con uno asi, con la diferencia que con facturas, yerba, o lo que sea, no termina arreglando nada en tiempo y forma. Todos tienen su ritmo, cual añejos service de TV y videcaseteras.
    Muy bueno el blog.
    Pan.

    Lelé dijo...

    Ana: No pude soportar tanta verguenza. Me quería morir. Me imaginaba a mí misma bailando como loca con el vestido corrido. Esteban se murió de risa cuando le conté.

    Pan: Gracias! Laburás con uno de Sistemas al lado! Qué barbaro! Debés comer de lo lindo. Porque a estos tipos hay que incentivarlos, viste. Lento, rápido, todo sea por que trabajen. Gracias por pasar.

    Shimmy dijo...

    Es cierto Lelé, Ud. es una mujer de letras, su amigo tiene razón. Ya que pregunta le cuento: He tenido problemas para dormir, y me los ha dado "la grande" con llantos y angustia en el medio de la noche. En esos casos cambio la educación cristiano-militar por contención y calidez. "La chiquita" es la definición misma de tranquilidad. Cuando se termine de acomodar Manuelita empiezo a dormir de corrido. Le mando un saludo somnoliento.

    Anónimo dijo...

    jjjuuaaaaaa que hdp!

    Todavía me pongo roja de acordarme las veces que me pasaron esas cosas, involuntariamente claro...

    Y alguna que otra vez voluntariamente también.

    je.

    Che ahora te deben mucho asique empezá por pedirles que me instalen Photoshop a mi!

    besoss
    P.

    Lelé dijo...

    Pili: Es verdad! A vos te pasó esto más de una vez, pero de verdad. En tu época más loca de Buenos Aires, no? Espero que hayas resuelto lo del Photoshop sin tener que salir a comprar caramelos masticables (es otro de los métodos de pago a los chicos de sistemas).

    Mario M. dijo...

    Muy buena la historia, muy bueno el comportamiento extorsivo de los chicos de sistema y de primera la broma. Un gusto leer a Lelé, un gusto.

    Lelé dijo...

    Mario: Gracias, Marito! Beso grande.

    Zeithgeist dijo...

    en sistemas todo se cotiza en facturas.. TODO.
    los errores, los pedidos, los faltazos, TODO!
    No se como todavía no se dieron cuenta de eso las empresas y empiezan a pagarles en facturas en vez de guitas.. PF!

    Anónimo dijo...

    me extraña araña que con esos faroles tenga que pagar cualquier extorsión...!!! se ve que no aprendió nada a pesar de pasar tantos años al lado de diagramación...!!
    una serie buena sobre gente de sistemas es "IT crowd" ahí va a encontrar todas las variedades de "freaks" informáticos...!!
    leo

    Lelé dijo...

    Zeitgeist: Sabe lo que hicieron estos chicos la semana pasada? Un tarifario en sanwiches, facturas y barritas de cereal. Pusieron un pizarrón en su oficina y describieron punto por punto cuànto costaba cada uno de sus trabajos en función de esos alimentos. No tienen cara estos tipos.

    Leo: Vio?! No aprendí nada. En los años de diagramación la moneda de cambio eran las tortas. Y usted era un gran propulsor de ese sistema. Si no me equivoco, lo sigue siendo. Lo peor es que no había nada a cambio. Simplemente había que llevar una torta. Muchas gracias por pasar, Leo. Beso grande.

    Anónimo dijo...

    ehhhhh...!! y los radares..???

    Lelé dijo...

    Anónimo: No entiendo! Qué radares? Perdón la lentitud...