jueves, 18 de septiembre de 2008

Tarambana

Ya está. Hoy se dio. Me lo pidió la esposa de un primo, Ivana, y dije que sí enseguida. Como si hubiese sido una propuesta laboral soñada, un viaje a la India, el Quini 6. Ivana me ofreció ser princesa.

Lo necesitaba para su hijita de cinco años, María Miel, que festejaba en una casa de fiesta. Así que calcé vestido rosa, corona de cotillón y vergüenza y salí. Me presentaron como "la princesa". Así, sin más. Las nenas hacían fila para que les pusiera brillo en las mejillas, María Miel me daba la mano, los varones deambulaban. Bailes en ronda. Hadas. Gasa y rosa. Y los comentarios:

-¿Es verdad que vivís en un castillo?
-¿Es cierto que saliste de un cuento?


Hasta que de pronto se acercó una sobrinita segunda de otra rama de la familia: Emilia. Y fue esta nena, Emilia, que algún día será jueza igual que su mamá, la que me sacó del estado tarambana en el que me encontraba y devolvió a la calle, a la crisis de la bolsa de Estados Unidos y al Indec. A Florencia Kirchner en su viaje de agresados y a la campaña de tránsito de Breitenstein. Desde su pequeñez, cuyo límite no dista demasiado del mío, Emilia me pidió que me acercara y dijo:

-Es lindo ese vestido, Maru.

20 comentarios:

Anónimo dijo...

coincido con su sobrina emilia, es más está muy monárquica con su tiaria de diamantes hecha en china, ahora todo se hace en china, taiwan cerró y se mudaron a china...

nois dijo...

hey!!!! maru estabas re linda y tierna!!!! no te tenia asi con los chicos jaja besos!

Briks dijo...

Ud tan princesa y yo tan sapo !!


pa' pior uste' ya tiene principe azul...

mejor me rajo antes que me agarre el escorpion de la fábula.

Ana dijo...

Qué lindo... yo también fui princesa en el cumple de mi sobri, hace mucho tiempo! Me trajiste lindos recuerdos!

sole dijo...

Por lo menos te lo dijo en privacía y despacito! No como esa manga de incoscientes que andan vociferando en la niñez cosas como que Papá Noel no existe. Y una... hasta le ponía el pastito a los camellos...
Beso!

Anónimo dijo...

Los niños y los locos dicen la verdá, mal que le pese, señorita.

Emilia tiene razón, y va a ser jueza de una.

Nico

Lelé dijo...

Anónimo: usted quiere decir que parecía de la monarquía china? En china hay reyes?

Nois: gracias! Muero por los nenitos, desde siempre. Beso grande!

Briks: pero mirá vos! Un sapo! Lo que son diez minutos de fama. You've an e-mail... again.

Ana: estamos esperando la foto. Vamos, sé valiente.

Sole: sí, Emilia fue discreta, pero cuando ya me había sacado el vestido vino otro nenito, Francisco, me señaló con el dedo de dos centímetros y dijo: "¡Eras vos!"

Nico: tal cual, pero al menos esperaba que me concedieran la licencia de disfrazarme. Es decir, que supieran que yo no era una princesa, pero que no me lo dijeran! Bienvenido otra vez, conde. Beso grande.

Chilli dijo...

ESTABAS HERMOSA AMIGAAA!! Esa carita de contenta toda de rosa, rodeada de nenitos y con los cajones llenos de analgésicos.. en tu salsa princesa! ja!
besos! chilli

Lelé dijo...

Chilli: se vé que sigo tarambana, porque no entiendo lo de los analgésicos. Explicate, pequeña. Y gracias!

Bruno dijo...

Si, la infancia es esa edad en la que jugamos a propósito.

Alguien dijo una vez: "Ojalá pudiese trabajr concentrado como lo hacen los niños al jugar"

Y si, Lelé, los chinos tuvieron una gran Monarquía con Reyes, y dejaron un libro como legado que se llama "I Ching", el cual recomiendo utilizar como oráculo.

Che, que la pasen lindo en el Mundo hoy a la noche!!! (prohibido hablar de blogs)

Anónimo dijo...

en china no hay reyes hay emperadores, bueno mejor dicho los hubo. Mi comentario hacia referencia a lo logrado de su disfraz, que tranquilamente se la confundirían con una prima de máxima o una sobrina de leticia...!!! lo de china corresponde al lugar de manufactura de la tiara, mis juguetes de pequeño llevaban debajo el sello de "made in taiwan" ahora todo se hace en china, mas mano de obra y un poco más barata..!! si hay algo que les revienta a los chinos es la gente ociosa..!!

Mario R. Minervino dijo...

El sueño de Chuang Tzu

Chuang Tzu soñó que era una mariposa y no sabía al despertar si era un hombre que había soñado ser una mariposa o una mariposa que ahora soñaba ser un hombre.

Herbet Allen Giles, Chuang Tzu, 1889

Lelé dijo...

Bruno: qué bueno lo de la concentración de los chicos. Ayer no pude ir al final, así que habrá que esperar el reporte de Briks.

Anónimo: ahora sí, emperadores, ciudad imperial, etc. Ahora sí me suena. Le agradezco el cumplido. Y comparto lo de Taiwán, que en definitiva no es considerada otra cosa más que una provincia de China. Le mando un saludo!

Mario: es medio kafkiano el asunto, che. Vos decís que a lo mejor esto que soy ahora, una piba despeinada y en pijama, no es más que el sueño de la princesa? Eso decís, Mario?

Blonda dijo...

Hola! Ando por aca chusmenado el blog; me enteré que no pudiste ir al encuentro, asi que en cualquier momento organizamos otro para conocernos todos los bahienses!

Besos!

Lelé dijo...

Hola Blonda! Una pena no haber ido. Espero el próximo. Te mando un beso!

Mona lisa dijo...

O sea, en pocas palabras Emilia te pinchó el globo. Una lástima que a tan corta edad ya le hayan delimitado tanto su realidad, una alegría tener una amiga que todavía se anima y sueña!

Lelé dijo...

Gracias, Mona Lisa amiga fiel.

Gigio dijo...

Hace aprox. 4 años,me fui un fin de semana a BA, a la vuelta, como siempre le traje un regalo a mi sobrina Oriana, que en ese momento tenia 3 inocentes añitos. No tuve mejor ocurrencia que comprar una varita mágica de hada madrina, con luz y sonido incluido, rosa, divina! El día que se la dí, simplemente me partío el corazón y yo le rompí la ilusión. Después de cansarse de sacudir la varita para un lado y para el otro, me dice:
"Tía, como me convierto en princesa?"

Lelé dijo...

Gigio: aunque suene a lugar común es increíble lo que vuela la cabeza de los chicos. Basta con acordarse lo que era la de una... Que linda historia la tuya. Gracias por pasar.

patodepiedra dijo...

:)