miércoles, 1 de octubre de 2008

Miedo


¿Por qué cada tanto nos cambiamos de silla? Yo lo hago cada cinco años. Es que en el juego de la silla, cinco años son suficientes para apoyar el traste en otro asiento y volver a empezar, como diría el hombre sin ningún talento, Alejandro Lerner. Lo notable es que la transición trae consigo síntomas de lo más extraños. Uno de ellos es el miedo. Ya saben, "ese" miedo. El lúdico. No el real, el que a mí me da cuando sueño con yararás, violaciones o los robos de un violador que anda con yararás, sino el miedo que los gurúes de autoayuda llaman "crecimiento", "riesgo", "desafío". Produce distintas reacciones:

1. Caca. No quiero explayarme en este punto, pero entiéndanme: hablo de caca.

2. Retorcijones en la panza.

3. Abandono de la comida como medio de supervivencia.

4. Muerte.

Como sea, de lo que aquí se habla es de un lugar común: "la sal de la vida". De eso que hay que vivir para, digamos, vivir. De lo contrario, estaríamos ante un caso de aburrimiento, desazón, agorafobia y apatía crónicas.


Aclaración: no pensaba decir que el bebé de más arriba soy yo cuando niña, pero lo voy a confesar para mostrar la clase de persona que es mi amado concubino, E. Apenas vio la foto, se rió y dijo que me parecía a Touefujonlsgfson...
-¿¿¿A quién???
-¡A Tor Jhonson!

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Cierto lo de las sillas.
No estoy de acuerdo con la falta de talento del gordo Lerner. Es muy bueno su último disco. Se llama "Enojado".
Lo más gracioso es que lo nombraste y no te diste cuenta que una frase de una de sus últimas composiciones dice lo siguiente: "hoy, me SIENTO como el culo". JAJAJA.
Tendrías que mandar ambas fotos a los clones de TV Registrada.

Abrazo.

Oso de Almafuerte.

PD: El nombre de la canción que contiene la frase es Mas o menos (como el culo).

Briks dijo...

te mudas? (es decir, no pensas hablar nunca más)

tenes intenciones de cambiar de laburo? (no sin antes cargarte a medio diario)

te vas a rapar y hacerte Hare Krishna? (bolanteando en la nueva terminal)

pateas a Esteban y te vas de gira como Groopie de Madonna? (con la secreta esperanza que te haga su amante)

te teñis?








que? no entendi el post?

Mario R. Minervino dijo...

No sé si es lo mismo, pero en mi vida, cada 8 años (promedio) las circunstancias me han llevado a cambiar de "monta", lo cual no deja de ser una situación plagada de sentimientos encontrados, que van desde la pena infinita, el duelo que duele, la esperanza, la caca, el departamento silencioso, el dolor indescriptible de los hijos que ya no están. Y crecer claro, entender que "no termina el juego" (Lerner) y que uno vuelve a creer que "por un minuto de amor, por un segundo de calma" uno está dispuesto (una vez más) a entregar "toda su alma". Aguante E, concubino de lujo, para una Lelé de prima. Me gustó por eso escribí mucho. Sin cambio de silla no hay vida.

Anónimo dijo...

Para lo de las pesadillas ( terribles por cierto) le recomiendo cenar más liviano, también con semejantes pesadillas ni cenaría yo. Para todo lo demás, solo vivir y olvidarse de los miedos, solo nos hacen prisioneros de nosotros mismos, viva lele y cene más liviano...!!!

Mona lisa dijo...

Coincido con todo. La maldita costumbre del ser humano de aferrarse. ¿Para qué me voy a cambiar de silla si acá estoy cómodo? Excusas. Y, es más, cada tanto no está mal largar la silla y quedarse parado. Eso no es perder el juego, a veces salirse de él puede ser evolución.
Notable el parecido! Estás segura que Mimí no conoció a Tor en sus años mozos?

Lelé dijo...

Oso de Almafuerte: dos cosas. Una: no me gusta Lerner para nada, pero voy a escuchar lo que decís para ver si me tengo que desdecir. Otra: de chiquita yo no era tan fea como ese monstruo, che.

Briks: la respuesta es la tercera. Ya me compré la túnica naranja y estoy dejando la trenza para raparme el resto y ser una Hare Krishna completa.

Mario: debo decir que has hecho un comentario hermoso. En tu caso son ocho años? Es un lapso razonable. De acuerdo a lo que sé de vos, hasta lo puedo alcanzar a ver.

Anónimo: no puedo estar más de acuerdo con lo de la cena. Lo he probado: basta que coma un poco de carne roja a la noche para que se me represente una maraña de yararás en el sueño.

patodepiedra dijo...

tambien vengo a discrepar con lo de lerner, tiene un talento, que no sea el de la música es otra cuestión, dicen que es un magnífico chef, dicen...

Ana dijo...

Nos cambiamos de silla porque si no nos sentiríamos estancados. Y mientras sea para bién, por qué no hacerlo? Pero que da miedo el cambio, da miedo...

Lelé dijo...

Mona Lisa: lo de quedarse parado requiere de una fortaleza excepcional, pero para el que puede hacerlo, es super valioso. Habría que aveirguar cómo se portó Mimí hace unos 30 años...

Patodepiedra: ahí me desconcertaste. A lo mejor cocina bien. Puede ser.

Ana: perfectamente humano, como el estancamiento. Dos maneras de afrontar lo mismo.

sole dijo...

Lelé: Primero: espero que en cada situación de miedo no se te den todos los síntomas juntos. Es bueno orquestarlos una por vez. Segundo: alejá la cuarta reacción por Dios! Bien, bien lejos. Fush, fush.
Besos y salud!

Lelé dijo...

Sole: soy exagerada. Pero no me refiero a que tengo una personalidad exagerada, sino a que lo soy, a que mi nombre es Exagerada. Beso grande!

VGP dijo...

... que bueno que soy 'inquieta con las sillas' existia una explicacion favorable para eso, Cheers!!!

Lelé dijo...

VGP: me alegro que lo seas! Es muy saludable. Te mando un beso.