lunes, 26 de diciembre de 2011

Postales navideñas

  • Antes de anoche en Navidad comimos: calamares a la provenzal (los hice yo), lenguas con cebolla y zanahoria, ensalada de tomate, lechuga y palta; papas con huevo y mayonesa, arrollado de pollo y arrollado de chancho acompañados de puré de manzana. Ensalada de fruta de postre, maní con chocolate, pan dulce y turrón. "Tal como quería Jesús", dijo Liniers.

  • Mi hermano El Jhony va a tener su primera hija mañana. Llega Emilia. 

  • Mi nuevo vecino escucha Radiohead. Qué alegrón. Quiero que su mujer y yo seamos amigas. Y que nuestros hijos jueguen juntos.

  • Recién nomás, mientras escribía el párrafo de más arriba, Antonia, que en febrero cumple dos, se acercó con el pañal en la mano y me mostró que adentro había una bola marrón del tamaño de una pelota de golf. "Caca", dijo.

  • Me pasé todo 2011 tratando de dilucidar cuál es la mejor forma de trabajar sin llorar de estrés y culpa. Muy de revista Ohlala todo el asunto. Van a hacer dos meses que trabajo desde mi casa escribiendo contenido web: blogs y otras yerbas. Ya tengo dos clientes fijos. Más algunas changas virtuales. Desde entonces miro con Antonia Pocoyo, hago yoga y tomo mate en el patio a la tarde preocupada porque el jazmín crezca derecho. ¡Oh La La!

  • Detesto la utilización de Internet (Facebook a la cabeza) como una plataforma para expresar felicidad. Para caretearla, bah. Está bien cada tanto y es lindo. ¿Pero todo el tiempo? ¿Siempre? Me aburre y no lo creo. Sin embargo, releo lo de más arriba y me parece que es lo mismo. Para el caso, tendría que haber escrito algo así:

en casa con la flía. lo mejor! aahhh, q feliz... 
:) :) :) :) :) :)  :) :) :) !!!
About an hour ago vía BlackBerry

5 comentarios:

Shimmy dijo...

Qué bueno los calamares! Que bueno que vuelva a escribir!
Va a ser tía!
Que termine bien el año, salute.

Yoni Bigud dijo...

Muy bonitas sus postales escritas. La vida misma, en estado de máxima pureza. La felicito.

Mi hija tiene 22 días, no muestra el pañal ni dice caca, pero cagarse se caga. Y de lo lindo.

Muchas felicidades a usté. Que comience bien el año, y trate de tener siempre el teléfono a mano, a ver si en mi próxima visita a BB se une al grupo. Hasta ahora somos dos: el Señor Briks y yo.

Un saludo.

Lelé dijo...

Shimmy: Gracias, gracias! Que tenga un buen año usted también, claro que sí. Y que siga cocinando rico, usted que sabe!

Yoni Bigud: Ahhh! El primer mes! Que le voy a decir, usted sabe. El perfecto daikiri de alegría y agotamiento. Por favor no deje de invitarme al próximo encuentro. Asistiré con gusto y celeridad. Que comience bien el año!

Cecilia dijo...

Lelé!!! Sos tía!!! Y qué pedazo de nombre para esa beba!!!!
Increíble: Antonia dos años. Si ayer estabas embarazada...
Me alegro que tengas nuevos vecinos. Se fueron los detestables o viven del otro lado?
Besos!!! Buen año!!!

Lelé dijo...

Ceci! Sí, soy tía otra vez. Y como todas las Emilias, esta también es hermosa. Mis vecinos detestables siguen acá. Los que vinieron son otros. El otro día me acordé de vos porque nuevamente tuve que vivir el desaire de escuchar cómo dos vecinos (el detestable + otro) se invitaban entre sí a través de la mediasobra a brindar después de las 12 por Año Nuevo. Te mando un beso grande!!