viernes, 4 de julio de 2008

Bolsa de las facturas

Recién fui a la panadería y me compré cuatro facturas para tomar la leche: dos medias lunas saladas, una con dulce de membrillo y una santiagueña. Pero resulta que las facturas vinieron en una bolsita de papel rara. Parecida a la de los cubanitos, pero más rara. ¿Cómo puede ser posible que las bolsas vengan raras si traen cuatro facturas para freir en las papilas, si el papanicolao me dio I, si es viernes, si bajé las escaleras del diario como los chicos en los toboganes de la plaza? Ya sé que podría ir a charlar a lo de mi amiga Mona Lisa, por ejemplo, que reparte risas y hace tiempo no veo. O podría ponerme a postear algo más gracioso. O matar a cuchillazos al perro de la vieja del departamento de al lado, que flor de forro resultó ser (señores ambientalistas, con este humilde paréntesis quiero dejar en claro que lo anterior fue sólo una expresión de deseo, una flasfemia, ciencia ficción). Todo eso sería muy divertido. Pero las bolsas raras de las facturas no suelen venir con Activia ni Actimel ni ningún otro suplemento dietario. Más bien se parecen a esos escarpines de adulto, esos que tejen algunas abuelas para los de 32. Esos escarpines que no bien te los ponés, te tenés que meter en la cama o acurrucarte en el sillón. Bueno, todo muy rico; hasta lueguito, ¿eh?

6 comentarios:

nois dijo...

jajaja que delirante este post, por dios!!! pero esta buenisimoooo...parece las conversaciones que tengo con mis amigas, que se mezcla todo y sacamos algo al final. besitos maruuu

Anónimo dijo...

ffffffffff!!!!!!!! te pasaste, nena!
Que no haya entendido nada me pone en una situación en la que antes nunca estuve. Superaste tu propia bizarría diaria!!
Sos flashera, eh? laaaaaaaa...
Salú2.
Nico.

Anónimo dijo...

ahhhh!! que tal? supongo que ya sabras quien soy, te doy otra ayuda, en tu cuento de la bolsa si me pasara a mi jamas me hubiera dado cuenta de la bolsa ya que con mi mente super cochina mi unica OBSESION COMPULSIVA hubiese sido llegar rapido a casa y lastrarme las medialunas, TODAS !!!, y rapidamente seria historia por lo que no me hubiese dado cuenta lo interesante de esa bolsa PEDORRA. Con respecto a otro comentario en el que queres linchar a un canino de la vecina, estoy de acuerdo, solo hay un PICHICHO capo, LUCRECIO que en la pileta lo hemos querido aniquilar mas de una vez. Mi ultimo comentario, cuando comentas un llamado de un tal iomi un viernes en el mejor momento de tu siesta, me recuerda hace años cuando vivia en la plata los innumerables llamados meteorologicos del pelado que POR SUPUESTO coincidian en el exacto momento en que me disponia a degustar un SABROSISIMO bife jugoso tal como a mi me gusta, luego de escuchar el clima de la bahia de toda la semana me volvia a sentar en mi SOLITARIO depto solo acompañado de las imundas chicharras y el asqueroso calor humedo y pegajos platense a comer aquel bife que habia sido tan apetitoso,ahora frio, sin gusto y BIEN PERO BIEN SECOOOO.
En proximas ediciones nos volveremos a comunicar, el JHONYYYY.

Lelé dijo...

Ya sé que no se entiende, pero tampoco era la idea. A veces me golpeo la cabeza con una cuchara y vomito estupideces como esta. Ahora, que mi hermano "el Jhony" haya aparecido en este post "pedorro", como él quiere decir, amerita que este tipo de giladas se repitan unas cuantas veces más!

Mona lisa dijo...

Cuánto que sirve el estrógeno para entender algunas cosas! Muy buen post lelé!!!
Definiría de deshauciante la situación telefónica que interrumpe el momento de la comida cuando se vive sólo, y ni te cuento si es para hacerte una encuesta!!!

Lelé dijo...

Mona Lisa: gracias por tu apoyo, as usual.