miércoles, 16 de julio de 2008

Somos todos hipocondríacos


Así como ahora preferimos blogs en lugar de cuadernos anillados, Firefox en lugar del Explorer, MP3 en lugar de walk man, milanesas de soja en lugar de bife, tapados de peluche en lugar de chinchilla, Radiohead en lugar de U2 y cera para microondas en lugar de la de la ollita, hoy acudimos al Alplax, al Rivotril, al clonazepán en lugar de al té de tilo. Al desinflamatorio en lugar del gimnasio.

Porque nos duele el cuerpo. Nos-due-le. Somos hipocondríacos y nos automedicamos. Somos la mismísima doctora Queen.

* El otro día Esteban sentía la garganta inflamada. Entonces llamé por teléfono a mi hermano Jhony, el cirujano.
-Ah, qué hacés -me dijo.
-Acá, en el diario. Me salió el herpes, pero no en la punta, sino adentro de la nariz. ¿Vas a ir a tu consultorio hoy?
-Sí.
-Bueno, en un rato pasamos porque a Esteban le duele la garganta. Llevo una bolsita.
Tres horas después estábamos muy sentados en la sala de espera. El Jhony llegó tarde, parcimonioso y con la cara hinchada de reciente siesta. Pasamos al consultorio y nos deleitamos con lo que en realidad habíamos ido a buscar: una repisa, un altar de fármacos con soluciones para todas las molestias, desde un hongo hasta un reluciente quiste sacro coxígeo. Saqué la bolsa y la empecé a llenar sin culpa, contenta porque había novedades. Un nuevo Milanta, por ejemplo, bebible, en una botellita parecida a la del Activia, útil tanto para la acidez como para la panza inflada (lo de "panza inflada" es un eufemismo para no ofender al lector sensible).
-Eureka -dijo Esteban.

* En el modular donde hasta hace unos años mis papás guardaban los regalos de su casamiento (platos y cubiertos paquetes, servilletas blancas que no se usan salvo que se sienten a cenar Nicolás Sarkozi y Carla Bruni), ahora hay descongestivos, valium y toda clase de descontracturantes y antibióticos.

* Hoy es inconcebible ir a esquiar, escalar el Tres Picos o tirarse de un tobogán sin una tableta de desinflamatorios en el bolsillo.

* Pero la madre de todos los remedios, la deidad más preciada del hipocondríaco es el ibuprofeno. Nada se le compara y suele estar presente en la cartera de la dama y el portafolio del caballero.

* Cansada de que no se me curara el llamado "pie de atleta", los hongos del pie derecho, hace unos años mi papá vino con la solución:
-Mirá -me dijo-, yo pasé décadas buscándole la vuelta y he llegado a la conclusión de que la única cura es el formol.
-¿Pero cómo el formol? ¿No es demasiado? ¿No te mata la piel eso?
-Sí, pero también los hongos.
En efecto. Dos semanas después mi pie había quedado blanco, la piel finita y arrugada. Parecía un feto en un frasco de esos que hay en los laboratorios de las facultades de Medicina. De aquel episodio pasaron unos seis años. En este instante me estoy rascando el pie derecho.

9 comentarios:

Mona lisa dijo...

Y pensar que todos esos fármacos son copias de sustancias naturales que ni sabemos que existen y mucho menos respetamos. En latinoamérica existe una planta en la selva para cada dolor. Pero en general, a nadie le duele nada...

-SaN- dijo...

jaja maru me re divierto con tus delirios.

igual, yo nunca cambie (ni supongo que lo haga por un prolongado tiempo) los bifes por las endemoniadas milanesas de soja!!!


viva la carne roja!!!!

salud!

Lelé dijo...

Mona Lisa: cuánta razón tenés. El ibuprofeno sale de un precioso árbol del Amazonas. Como tantas otras cosas.

San: muchos deben opinar igual que vos. Pero qué querés que te diga, a mí la carne tanto no me gusta.

Wakefield dijo...

Yo soy un caso menos típico: me aqueja toda suerte de dolencias misteriosas pero al mismo tiempo descreo de la medicina y no tomo nada, por lo que mi vida es una tortura degradante y sin perspectivas de recuperación. Esto no es del todo cierto: ahora mismo tomo antibióticos, pero sólo porque mañana me sacan una muela.

Para mí la serie que Ud. menciona sería así: U2, Radiohead, Coldplay. A esta altura la humanidad empieza a caer en la cuenta de que Coldplay es una gran mentira -la anacrónica tapa de la última Rolling Stone es un notorio manotazo de ahogado- y ya todos esperamos al próximo rocker melancólico para treintones sensibles. Yo apostaría por The Killers, pero no estoy seguro.

Disculpe. Es la muela. Saludos.

PD: Me quedo con los cuadernos anillados toda la vida.

Lelé dijo...

Wakefiel: usted sufre, pero de una manera particular: es un hipocondríaco pasivo. No puedo coincidir más respecto a Coldplay y todavia no entiendo la tapa de RS. Tampoco a usted cuando pone a una banda así al lado de Radihead. Siempre son bienvenidos sus comentarios.

¿hay algo? dijo...

ya esta lo acabo de comprovar
maruu estas locaa
y eso es genialll
me encanta tu blog...
besos!!!


maRY**

nois dijo...

ehhh maru como estas??? che si soy fanatica del ibuprofeno jajaja, siempre tengo uno, s necesitas avisame jaja

Anónimo dijo...

tenes que empezar a cambiar, Abandona ese carton imundo insulso que comes diariamente de soja, escucho estos menues tuyo hace mas de 10 años, con respecto atu orgasmo en mi ordenado y pulcro consultorio no es por hipocondriaco, sino genetico,La ASESINA cuando viene hace exactamente lo mismo, viene por x causa y al entrar al consultorio se olvida de sus dolencias y se avalancha sobre mis vencidas muestras medicas. Debo aclarar que esa actitud de la asesina y de lele ME SACA DE QUISIO, ME FASTIDIA MUCHISIMOOOOOOOOOOO.
Simplemente estas pequeñas lineas queria expresar, gracias
Jhony

Lelé dijo...

Jhony, creo que a esta altura son muy pocas cosas las que no te sacan de quisio.