domingo, 24 de agosto de 2008

Hacerse la Ventana


Acabo de volver de Villa Ventana. Últimamente me cuesta Bahía Blanca. Todavía no me duelen las piernas de la escalada. A lo mejor más tarde. ¿Tenemos Diclofenac? Siempre que se vuelve de un paseo por sierras/montañas, aunque se trate de un lugar visitado en 456 oportunidades, se planean alternativas de ingresos con cabañas en alquiler, alfajores caseros o vizcachas al escabeche. En Villa Ventana, por ejemplo, no hay fábrica de pastas. Bah, está Mariel, "la gordita", según el kiosquero de la entrada. Pero lo que se dice fábrica de pastas, no hay. ¿Y si nos hacemos la Ventana?

14 comentarios:

Ana dijo...

Admiro que puedas tomar Diclofenac, la única vez en la vida que lo tomé casi me muero!

Che, me diste hambre y eso que comí todo el finde como una cerda...

Mario R. Minervino dijo...

Habrá alfajorcitos para compañeritos de banco que supieron de tu ausencia en fecha cumpleañera.

Briks dijo...

no es casualidad que no haya fábrica de pastas..
NO HAY MERCADO !
no tenes a quién venderselas y sería una lástima que termines tirando el fideo




Bienvenida a mi mundo

Lelé dijo...

Ana: el Diclofenac es fuerte, sí. Por suerte no me dolieron las piernas, así que no lo tomé. Y? Te diste el atracón?

Mario: espero compensarte con una docena y media de facturas.

Briks: tenés razón, pero yo me había antojado unos sorrentinos y no tenía dónde comprarlos. Cómo es tu mundo? Por qué bienvenida? Será por lo de buscar cómo salvarse?

Anónimo dijo...

Me pregunto ¿será una preocupación planificar qué se va a almorzar el domingo? No es lo mismo los de paquete...
La pastalinda me hizo acordar a mi abuela materna escarabaja! Ahora está en casa, en algún lugar de la alacena. Ya aprenderé algún día... Beso grande!

Mona lisa dijo...

Coincido en que Bahía cuesta. Y en que cada vez que uno sale de la ciudad, a donde sea que vaya, estudia la posibilidad de generar un kiosquito para escapar del pozo. La de las pastas es buena Lelé, está bueno poner las manos en la masa sin que te agarren. besosss!

Lelé dijo...

Escarabajo: la pastalinda es lo más. En mi casa siempre hubo y se hacían unos tallarines buenísimos. Voy a operar para que vuelva esa sana costumbre.

Mona Lisa: los fucking kioscos! Si te habrán desvelado! Si te desvelarán! Si nos desvelaráaan!

-SaN- dijo...

eh vuelto de las vacaciones y me es grato leer el blog.
puedo comprobar que seguis igual de loca y eso es lo que a todos nos atrae ^^

haces de las anecdotas cotidianas historias muy divertidas.


p.d= la nueva profesora es un bodrio ^^

Lelé dijo...

Gracias, San. Espero que sigas bien. Escribí más en tu blog!

Wakefield dijo...

Esa pastalinda está photoshopeada.

Lelé dijo...

Me descubrió, Wakefield. Y cómo lleva esa mononucleosis?

Wakefield dijo...

Oh, muy bien, gracias. Ya no hay síntomas y he vuelto al trabajo con el buen ánimo de siempre. Una experiencia enriquecedora en todo sentido. ¡Saludos!

Anónimo dijo...

Dicen que Bill Gates se inspiró en Villa para inventar Windows.
Seguro que respiraste el mismo aire. Es una gran idea. Reservame una cajita de ñoquis.

Franco P.

Lelé dijo...

No te pasó lo mismo, Franco? No te dieron ganas de quedarte 46284629 años? Gracias por pasar.